Recanalización tubárica

Se cree que entre el 8% de las mujeres que pasaron por una ligadura de trompas reconsideran su decisión con el paso del tiempo.

Muchas mujeres optan por la ligadura de trompas como método anticonceptivo definitivo al tomar la decisión de no tener hijos. Pero muchas de ellas se arrepienten de esta intervención algunos años después, pues tienen una nueva pareja con la que quieren tener más hijos, perdieron un hijo o sus vidas dieron un giro tan grande ue ahora piensan en ser madres nuevamente.

Se cree que entre el 6 y el 8% de las mujeres que pasaron por una ligadura de trompas reconsideran su decisión con el paso del tiempo. Incluso, las cifras pueden ser más altas, teniendo en cuenta que muchas parejas no conocen el proceso de recanalización de trompas, y, por eso, creen que la esterilización anterior es un proceso irreversible.

La reconstrucción de la trompas de Falopio por medio de cirugía es un método efectivo. Esta puede lograrse por medio de cirugía abierta, con una incisión similar a la que se utiliza para realizar una cesárea o por cirugía laparoscópica, la cual se realiza mediante pequeñas incisiones de 5 milímetros en el abdomen para la introducción de pinzas de cirugía y un lente, que se conecta a una pantalla de video que permite ver y manipular los órganos en el interior de la pelvis.

Lo más importante que debe saber una pareja antes de someterse a un procedimiento de recanalización de trompas es que éste tiene una serie de condiciones para garantizar su éxito. Algunos de ellas son:

-La mujer debe ser menor de 37 años.
-La ligadura de trompas debe haberse practicado hace menos de una década.
-Se debe tener en cuenta cuál fue el método utilizado en la ligadura de trompas, pues en algunos casos, el médico hace una sección (o corte) de una gran parte de la trompa, lo que hace muy difícil reconectar de nuevo ambos extremos de la misma.