Preservación de Fertilidad

En la actualidad existen diferentes opciones y tratamientos para la preservación de la fertilidad en pacientes que asi lo requieran.

La preservaciónes de Fertilidad estan destinadas a:

-Pacientes con riesgo de pérdida de la función ovárica: pacientes diagnosticadas de cáncer que van a recibir tratamiento con quimio o radioterapia, enfermedades autoinmunes que precisen quimioterapia, trasplantes de médula ósea o mujeres con riesgo de cirugía ovárica repetida, como la endometriosis.

-Sin indicación médica o por causas sociales: Mujeres que deciden postergar su maternidad por diversas razones o porque sus circunstancias económicas o laborales se lo exigen.

Consecuencias del cáncer en la fertilidad:

  • La corteza ovárica está poblada por un número limitado de folículos, que disminuye a lo largo de la vida por la ovulación y sobre todo por mecanismos de atresia. La radio y la quimio aceleran la disminución natural del número de folículos e impiden la maduración de los mismos. Esto, unido a la imposibilidad de regeneración del ovario, conduciría al fallo ovárico precoz.
  • El número de folículos primordiales que sobreviven tras la exposición a la quimioterapia depende de factores como la edad, el tipo de cáncer, el agente utilizado (quimio o radioterapia) y la dosis y número de ciclos.
  • No todos van a perder la capacidad reproductiva pero que no desaparezca la menstruación no es sinónimo de fertilidad. Aunque se recupere la función ovárica, la calidad ovocitaria puede ser subóptima.
  • En mujeres embarazadas que tuvieron cáncer en la infancia se ha observado una mayor tasa de abortos y una mayor incidencia de retraso de crecimiento intrauterino y de parto prematuro.
  • El fallo ovárico precoz, además del cese de la función reproductiva, conlleva a la larga, derivados del cese de la función hormonal, problemas vasomotores, esqueléticos y cardiovasculares.

En la actualidad existen diferentes opciones y tratamientos para la preservación de la fertilidad en pacientes con cáncer:

  • Vitrificación de ovocitos.
  • Congelación del tejido ovárico.
  • Trasposición de ovarios.
  • Protección médica de las gónadas (agonistas de GnRH)
  • Maduración in vitro de ovocitos (MIV).

Hoy en día hay que considerar la MIV como una técnica complementaria a la estimulación ovárica, útil para los casos en que no haya tiempo de realizar la estimulación ovárica o para cuando se obtengan ovocitos inmaduros tras la estimulación, y como complemento a la obtención del tejido ovárico.