Inseminación Artificial

La inseminación artificial consiste en colocar en el útero los espermatozoides seleccionados previamente de una muestra.

La inseminación artificial consiste en colocar en el útero los espermatozoides seleccionados previamente de una muestra. Pueden ser de la pareja (IAC) o de un banco de semen (IAD). Para aumentar las posibilidades de embarazo se estimulan hormonalmente los ovarios y se controla la ovulación para saber cuál es el mejor momento para hacer la inseminación.

El semen se prepara en el laboratorio, donde se separan los espermatozoides móviles del resto de componentes (plasma seminal y otras células). Para aumentar las posibilidades de embarazo se estimulan hormonalmente los ovarios y se controla la ovulación para saber cuál es el mejor momento para hacer la inseminación.

La calidad del semen es un factor determinante en el resultado final. Si al tercer o cuarto intento no se consigue un embarazo se puede valorar, según el caso, el cambio a técnicas más complejas como la Fecundación in Vitro (FIV).