Congelación de Esperma

La congelación del semen es una técnica ampliamente utilizada que permite preservar la fertilidad en el hombre.

Gracias a la criopreservación espermática, los espermatozoides que son congelados y almacenados en bancos de esperma podrán usarse mediante técnicas de reproducción asistida en un futuro. Además, no verán afectada su calidad ni tendrán un tiempo límite de conservación.

La congelación de semen es una técnica rutinaria y sencilla que se puede realizar en cualquier laboratorio de reproducción asistida.

Para garantizar que la seguridad del resto de muestras del laboratorio de andrología no se compromete, es necesario que antes de congelar el semen el paciente aporte serologías actualizadas.

Además, también hay que valorar la calidad seminal mediante un seminograma (concentración, movilidad, morfología y vitalidad) antes de realizar la técnica, ya que será el factor principal que determinará la viabilidad de la muestra una vez sea descongelada.

El único requisito imprescindible para realizar esta técnica es que se encuentren espermatozoides móviles en el eyaculado.